¿Pueden llorar ojos no humanos?

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
¿Pueden llorar ojos no humanos?
Autor: Germán Amatto
Otros títulos:
Datos de primera publicación(1):
Título original: ¿Pueden llorar ojos no humanos?
Revista o libro: Cuásar 50/51
Editorial: Cuásar
Fecha de 2010
Publicación en español:
Publicaciones(2): Terra Nova 2
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos: Avalon
Otros datos:
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Germán Amatto (2010)

¿Pueden llorar ojos no humanos? es un relato de corte postapocalíptico publicado en la revista argentina Cuásar con un fuerte contenido crítico contra el oscurantismo religioso.

Las premisas:

Una enfermedad que deforma y muta a los humanos hasta hacerlos irreconocibles se ha extendido por todo el planeta. Fruto de la desesperación, la sociedad ha dado la espalda a la ciencia, que no ha podido solucionar el problema, y abrazado con nueva fuerza integrista la religión. La institución de la Santa Inquisición ha renacido y persigue a los infectados y a los restos de los científicos que trataron de buscar una cura, acusándoles de no gozar del favor de Dios.

El relato:

El relato empieza in media res, contado desde la perspectiva de un sujeto de fuertes creencias religiosas que, pese a su fe, ha resultado infectado y, por lo tanto, ha sido encarcelado en espera de una especie de juicio de Dios (si su enfermedad remite, ha purgado sus pecados y Dios le ama; si empeora, deberá ser purificado mediante el fuego).

Desde esta posición, se cuestiona la realidad del mundo en el que cree, influenciado en gran medida por su compañero de celda, un infectado en peor grado que él, un antiguo científico que le cuenta, como en sueños, lo cerca que estuvieron de alcanzar la cura.

La estructura de la trama es sencilla, casi maniquea, y conduce al personaje por un camino evidente. Al lector aficionado al género no se le escaparan las similitudes con otros relatos del mismo corte, como la primordial primera parte de Cántico por Leibowitz (Walter M. Miller Jr., 1960) o, especialmente, La pared de hielo (César Mallorquí, 1992).

El final no está exento de gracia y el estilo construye una atmósfera magníficamente fosca, lo mejor de esta obra.

Premios:

  • 2007: Premio Avalón de relato fantástico (Asociación Asturiana de Ciencia-Ficción)