11.22.63 (Libro)

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Nota: Este artículo se refiere a la novela de Stephen King. Para otros usos ver 22.11.63.

11.22.63 (Libro)
Autor: Stephen King
Otros títulos: '
Datos de primera publicación(1):
Título original: 11/22/63
Revista o libro: 11/22/63
Editorial: Scribner
Fecha Noviembre de 2011
Publicación en español:
Publicaciones(2): Libro independiente
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos:
Otros datos: Adaptada para la televisión en la serie homónima
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Stephen King (2011)

Las premisas:

El protagonista de la novela es Jake Epping, un profesor de lengua en un instituto de secundaria, a quien su amigo Al, dueño de la hamburguesería donde Jake ha comido durante años, le revela que en el almacén de su establecimiento hay un portal al pasado.

Pese a que Jake no puede dejar de creer a Al cuando éste le revela el secreto (Al ha envejecido años en lo que para Jake han sido unas horas, desde la comida en ese mismo restaurante), Al le invita a hacer un breve viaje al pasado antes de explicarle las características del portal: Quien viaje al pasado observará a su regreso que sus acciones han tenido un efecto en el presente de partida, pero un nuevo viaje al pasado borra todo efecto del viaje anterior. Además, todo viaje al pasado lleva al mismo instante (9 de septiembre de 1958) y el regreso al presente se realiza dos minutos después de la salida.

Tras este primer viaje para demostrar la veracidad de sus palabras, Al pide a Jake un favor, algo que él, en su condición de viejo y enfermo, no puede llevar a cabo: que viaje al pasado para evitar el asesinato de Kennedy e impedir así la guerra de Vietnam. Dadas las características del portal, esta misión requerirá que Jake pase tres años de su vida en la década de los '60.

Obviamente, Jake acepta, pero la misión no será sencilla. No sólo deberá enfrentarse a las dificultades de vivir en una sociedad que le es extraña, sino que se verá implicado en una serie de tramas que se enredarán con su misión principal, se enamora de una mujer de la época y el propio pasado tratará de ponérselo difícil.

La novela:

El portal del tiempo que imagina King resulta poco plausible, no sólo por su forma (un escalón más allá de la pared del almacén de una hamburguesería), sino por cómo se construyen las paradojas temporales y se reinicia la nueva línea temporal cuando, tras rregresar al presente, se viaja de nuevo al pasado. En este sentido King demuestra desconocer la lógica existente tras los viajes temporales o las múltiples líneas temporales... lo que no importa mucho, en realidad, pues son numerosos los autores que confunden o malinterpretan estos conceptos.

El mayor reto a la plausibilidad de la historia es la idea de King de que el pasado se protege a sí mismo, las artimañas que emplea, o la afirmación de que el pasado armoniza. Así, los protagonistas se enfrentan a extraños accidentes de tráfico, casualidades desafortunadas, matones que aparecen en el momento más inoportuno, desarreglos intestinales y, en general, situaciones demasiado forzadas que sólo sirven como excusa para para que King ponga a los protagonistas obstáculos que justifiquen el suspense, pero que resultan contraproducentes por resultar demasiado obvios y poco creíbles.

Algo similar ocurre con muchas de las tramas que se ramifican a partir de la historia principal. Parecen surgir para alargar la historia y mantener a los personajes en vilo y al lector en continuo suspense. Sin embargo, muchas de ellas son superfluas, desvían la trama de su hilo principal, y no aportan nada más que confusión cuando el protagonista vuelve a referirse a ellas varios cientos de páginas después.

King juega también en ciertos pasajes con la idea de "algo" ominoso que habita en ciertos lugares, algo plausible dentro del marco del terror en el que el autor se mueve, pero que resulta incongruente y fuera del pacto de ficción de una obra de ciencia ficción.

Y, sin embargo, todos estos intentos de mantener la tensión contrastan con el hecho de que King desaprovecha la mejor oportunidad para despertar el interés del lector: el choque cultural que resulta de que un personaje del siglo XXI se vea obligado a vivir a principios de los años '60 del siglo XX. Es cierto que menciona a menudo diferencias entre ambas sociedades, que la jerga del protagonista sorprende a los habitantes de los '60 (algo que se pierde en la traducción)... pero no profundiza realmente en ello. Así, aunque menciona el machismo de la época, el racismo y la hipocresía de la gente de bien, se echa a faltar algo más que unas simples frases o comentarios en determinadas circunstancias.

El tratamiento de los personajes no es malo tratándose de un thriller (si bien la mayoría son simples estereotipos), pero sus conversaciones son, de nuevo, forzadas. Muchas de sus frases quieren parecer mordaces o informales, pero resultan en sintaxis demasiado largas y poco naturales.

Pese a todo, es obvio que King tiene oficio y que la historia se deja leer con facilidad, aunque ochocientas páginas quizá exijan demasiado tiempo y dedicación para lo que la novela aporta.