Araña, la artista

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Araña, la artista
Autor: Nnedi Okorafor
Otros títulos: No se le conocen
Datos de primera publicación(1):
Título original: Spider the Artist
Revista o libro: Seeds of Change
Editorial: Prime Books
Fecha Agosto de 2008
Publicación en español:
Publicaciones(2): Terra Nova 2
Otros datos:
Saga: No pertenece a ninguna saga
Premios obtenidos: No se le conocen
Otros datos: No hay otros datos
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Nnedi Okorafor (2008)

Araña, la artista es un relato, una distopía en un Africa asaltada por los occidentales para esquilmar sus recursos aún a costa de la vida de sus legítimos habitantes.

Las premisas:

La protagonista es una mujer común en medio de una sociedad degradada en un país africano cualquiera. Las potencias occidentales han dado un paso más en la protección de sus intereses económicos en la zona y los enormes oleoductos que cruzan el país son custodiados por robots arácnidos de incipiente inteligencia, que no tienen reparo en matar a cuanta persona se acerca demasiado a su objeto de custodia.

Su marido, un activista que se emborracha para mitigar su frustración ante el estado de ocupación en el que viven, la maltrata, y el único consuelo que le queda es la guitarra heredada de su padre con la que sale a tocar al patio cuando nadie la escucha, cerca del oleoducto.

El relato:

Se trata de un relato poco común en el panorama de ciencia ficción mundial, tan marcado por el canon anglosajón. Aunque su autora es norteamericana, su ascendencia directa es nigeriana, algo fundamental en sus escritos. Africa y sus problemas, especialmente los problemas de la mujer en áfrica, son una parte fundamental del relato que, pese a denunciar estas injusticias, sabe mantener un tono sosegado, lírico, casi mágico.

El tono en el que está escrito es sencillo, suavemente triste, pero no transmite resignación. Un raro equilibrio. En definitiva, un relato que por méritos propios merecería ser recomendado: por su ritmo suave pero constante que conduce al desenlace sin apenas percibirlo, por su magnífico tratamiento de los personajes (la mujer, su marido, el robot), por todo lo que sugiere y que apenas deja entrever (el futuro, que puede ser ominoso o esperanzador), por su crítica inherente y por su prosa hábil y bella. Pero además, este relato nos aporta un muy necesario enriquecimiento cultural del a veces demasiado narcisista mundo de la ciencia ficción.

Hay que dar la bienvenida a Nnedi Okorafor y a la rica prosa africana, aunque sea a través del tamiz anglosajón.

Premios:

Finalista: