Belcebú en llamas

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Belcebú en llamas
Autor: Carlos Gardini
Otros títulos: {{{Otros títulos}}}
Datos de primera publicación(1):
Título original: Belcebú en llamas
Revista o libro: 'XVII Premio UPC'
Editorial: Ediciones B
Colección Nova ciencia ficción nº211
Fecha abril de 2008 de {{{Año}}}
Publicación en español:
Publicaciones(2): 'XVII Premio UPC'
Otros datos:
Saga: No pertenece a ninguna saga
Premios obtenidos: Premio UPC
Otros datos: No hay otros datos
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Carlos Gardini ({{{Año}}})

Carlos Gardini (2008)

Gardini es puntero en la creación de un ciberpunk que ya no se apoya tanto en la virtualidad de las relaciones y el abuso de una tecnología “clásica”, basada en infinidad de aparatos electrónicos, implantes y demás; sino que aúna en tándem la degradación social producida por las concentraciones de poder económico en manos de unos pocos y una diversidad individual propiciada por tecnologías más perturbadoras, como la manipulación genética y el diseño químico.

En Belcebú en llamas nos presenta un futuro en el que los viajes interestelares son relativamente sencillo, facilitados por las ecuaciones descubiertas por un dúo de matemáticos, Quintana y Gupta. Sin embargo, éste es apenas un detalle secundario en una trama que ronda otros caminos menos edificantes.

En este futuro, la Iglesia Trinitaria, heredera de la actual Iglesia Católica, ejerce un tremendo poder económico y social y ha asumido las nuevas tecnologías para construir un espectáculo alrededor del culto. Así, el papa trinitario es en verdad tres personas idénticas, formadas por el original y dos clones, meras marionetas del primero. Cultivan las artes bióticas y han ideado un experimento en un planeta secreto al que han dado el nombre de Belcebú. Allí, han creado una fauna y una flora que continuamente recuerda a las escrituras: mosquitos que para defenderse proyectan la imagen holográfica de querubines, enormes palomas, cristoforos cuyo chillido imita la voz humana…

¿Por qué todo aquello? La galaxia se encuentra saturada de religiones, casi cualquier evento puede terminar engendrando una, que luego se escinde en una miríada de sectas. Incluso están los adoradores de Quintana-Gupta, fanáticos que reverencian la ecuación y persiguen con ferocidad a aquellos que la comprenden. La Iglesia Trinitaria, quizás la más poderosa de estas religiones, planea una jihad que renueve sus acomodados fundamentos. Se ha vuelto corporativista y el experimento en Belcebú debe proporcionarles la señal, la herramienta, el ejemplo. Allí, en un paraíso diseñado, han depositado a pueblos relegados a cierto primitivismo y a los que se les ha ilustrado con la verdad revelada para luego dejarles evolucionar libremente. Se esperaba conseguir una creencia más auténtica y el resultado ha sido una colección de obscenidades sangrientas (y recordemos las bases, Cristo crucificado, torturado, sacrificado por su propio padre, el sufrimiento como camino de salvación, etc).

La Iglesia Trinitaria quiere destruir Belcebú, pero antes desea obtener información de una de estas aberraciones surgidas, la llamada Triada. ¿Qué es la Triada? ¿Cómo piensa y siente? ¿Qué truco tiene?

Para averiguarlo, contratan a un miembro de la Hermandad Silente, una corporación de asesinos profesionales entrenados en cuerpo y mente. Los silentes son un reflejo de otros muchos asesinos galácticos imaginados en obras anteriores. Tienen algo de monjes Jedi, algo de Bene Gesserit. En medio de un universo tan corrupto, su divisa de profesionalidad y su neutralidad les hace parecer el ejemplo más edificante de cuantos propone Gardini. La Hermandad Silente nunca falla un encargo, trabaja sólo por dinero y quiere el dinero únicamente para conservar su independencia y permitir a sus hermanos continuar adiestrándose en sus disciplinas. Su entrenamiento mental les permite desentrañar los pequeños gestos, el lenguaje corporal, necesario para averiguar cuál es la esencia de la Triada.

Así, el hermano Quinto viajará a Belcebú e iniciará un periplo, río arriba hasta llegar al poblado de la Triada, descubrir su secreto y matarla (una nueva versión de El corazón de las tinieblas, de Conrad). Por el camino irá haciendo escala en otros pueblos, cada uno con su propia distorsión sangrienta de la religión original.

Un magnífico relato, rico en detalles, con una narración fluida que transporta escondido en sus líneas una crítica descarnada a la religión corporativa, especialmente al catolicismo.

Premios: