Bilenio (Relato)

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Bilenio (Relato)
Autor: J.G. Ballard
Otros títulos: '
Datos de primera publicación(1):
Título original: Billenium
Revista o libro: New Worlds Science Fiction #112
Editorial: Nova Publications
Fecha Noviembre de 1961
Publicación en español:
Publicaciones(2): Bilenio (Antología)
Playa terminal (Antología)
Cuentos completos
Otros datos:
Saga:  
Premios obtenidos:  
Otros datos: Ficha en ISFDB
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

J.G. Ballard (1961)

Bilenio es un relato ambientado en un escenario futuro en el que la población mundial ha crecido en ausencia total de control.

Sinopsis:

John Ward vive en un cuarto creado bajo el hueco de una escalera, de más de cuatro metros y medio de área, lo que contraviene las normas de asignación de espacio personal, establecido en cuatro metros. Cuando el casero lo descubre, decide subirle el alquiler, algo que Ward no puede asumir, y se ve obligado a dejar el cuarto y buscar algo que compartir con su amigo Rossiter. Por pura suerte, darán con un cuchitril uno de cuyos tabiques -apenas una pared de cartón- da a una enorme habitación olvidada y que resuelven ocupar en secreto.

Con todo ese espacio libre, pronto deciden invitar a mudarse allí a un par de amigas que han sido expulsadas de la habitación que compartían. Al fin y al cabo, hay sitio para todos.

El relato:

Este corto relato se anticipa casi cinco años a la novela ¡Hagan sitio, hagan sitio! (1966) de Harry Harrison, con la que tiene un planteamiento muy similar: la subdivisión continua de los espacios habitables; la agobiante presencia de multitudes abarrotando calles, locales y las escaleras; la precariedad vital y la necesidad de sacrificar los recursos personales a la producción de alimentos... Incluso el atisbo de la fugaz posibilidad de mejora personal, definitivamente abolida por la máquina social imperturbable.

Sin embargo, aunque el relato de Ballard es eficaz en su rapidez, el tema sería mucho mejor desarrollado por Harrison, al concederle el espacio necesario para poder empatizar con los personajes, sus logros y pérdidas. Algo que Ballard no suele conseguir. Sí, la comparación de esta misma idea ejecutada de dos maneras tan diferentes permite comprender que Ballard era un verdadero maestro en la creación de escenarios y en la exploración de sus posibilidades poéticas, pero descuidaba o no sabía desarrollar personajes que engancharan con el lector.