Blade Runner

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
(Redirigido desde Blade runner)
Saltar a: navegación, buscar
Nota: Este artículo se refiere la película de Ridley Scott de 1982. Para otros usos ver Blade Runner (Desambiguación).

Blade Runner
Ficha técnica
Título original: Blade Runner
Nacionalidad: EE.UU.
Estreno 1: 25 de junio de 1982
Duración: 112 min.
Ficha artística
Dirección: Ridley Scott
Guión: Hampton Fancher, David Webb Peoples (basado en la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?)
Producción: Michael Deeley, Hampton Fancher, Brian Kelly, Jerry Perenchio, Ivor Powell, Run Run Shaw, Bud Yorkin
Fotografía: Jordan Cronenweth
Música: Vangelis
Reparto: Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Daryl Hannah, Edward James Olmos, Joanna Cassidy
Información suplementaria
Otros datos: No hay otros datos
Imdb: Ficha en Imdb
Notas:
  1. Fecha de primer estreno. No tiene por qué coincidir con el estreno en salas comerciales o emisión en abierto; puede ser en premieres, festivales u otras formas de distribución reducida o exclusiva.

Ridley Scott (1982)

La película:

Basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, Blade Runner es, junto con Neuromante, uno de los pilares del ciberpunk.

Si bien el relato original de K. Dick hace hincapié en el problema de distinguir la verdadera vida de la imitación, Blade Runner investiga la esencia del ser humano, al mismo tiempo que retoma el argumento principal de Frankenstein planteando las responsabilidades de un hipotético creador para con sus criaturas.

Las criaturas en cuestión son los replicantes, seres humanos creados mediante ingeniería genética, físicamente superiores a los humanos reales, pero menos longevos. Estos replicantes serían utilizados en minas, colonias espaciales, como cuerpos de combate... Según se nos explica al inicio de la película, tras una rebelión fueron prohibidos en la Tierra; grupos especiales de policía (los Blade Runner) fueron creados para dar caza a los replicantes que hubiera en el planeta.

La trama comienza en noviembre de 2019 cuando un grupo de replicantes asalta una nave y viola la prohibición. Su objetivo es llegar hasta Tyrell, su creador, para tratar de obtener una solución o cura a su "problema de durabilidad".

El protagonista, Deckard, es un ex-Blade Runner a quien se invita (sin opción) a dar caza a estos replicantes. La película es la narración de esta caza.

La estética y el simbolismo de las imágenes:

Hay numerosas escenas que se han convertido en imágenes clásicas no sólo dentro del género de ciencia ficción sino en el mismo arte cinematográfico. En muchas de ellas se abordan, de forma filosófica o simbólica, alguno de los temas expuestos al principio, mezclando un lenguaje visual y poético, a la vez que oscuro y casi cínico, más propio del cine negro.

Remarcable es, por ejemplo, el monólogo de despedida del replicante Roy Batty, tras el cual vemos, con mayor magnificencia que en ningún otro momento, la esencia humana de lo que es considerado máquina creada. En general, los diálogos fueron cuidadosamente escritos, con cierta parquedad en palabras destinada a potenciar la gran carga visual de la película. Esto, sin embargo, debió asustar a los productores que temieron sacar al mercado una obra difícil de entender, por lo que en su primera versión para la distribución se añadió una voz en off que explicaba minuciosamente detalles que hoy en día sería del todo innecesario explicar.

El fuerte contenido simbólico de algunas escenas también se escapaba de los cánones oficiales de lo que debía ser un film comercial. Diferentes imitaciones de la vida pueblan la historia; no sólo diseños biológicos sino juguetes, origamis e incluso sueños. Todo ello conforma una rica imaginería directamente inspirada en el libro, que ilustra el tema común en ambas obras: la a veces compleja diferenciación entre lo creado y lo auténtico, y la indagación acerca de su última discriminación cuando la imitación es físicamente indistinguible.

Por esto, sin duda, lo más característico de Blade Runner es su estética, deudora de Metrópolis (1926), de Fritz Lang. Los escenarios urbanos degradados, las luces de neón parpadeando sobre unas paredes oscurecidad por la humedad y la contaminación, los inmuebles abandonados y la impresión general de dejadez, se han convertido en toda una referencia para títulos posteriores.

Premios:

Obtenidos:

Finalista: