El ministerio del tiempo

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
El ministerio del tiempo
Ficha técnica
Título original: El ministerio del tiempo
Nacionalidad: España
Estreno 1: 24 de febrero de 2015
Duración: Episodios de 1 h,
Ficha artística
Dirección: Creadores, Javier Olivares, Pablo Olivares
Guión: Varios (Basado en Guardianes del tiempo, de Poul Anderson)
Producción: Varios
Fotografía: Varios
Música: Dario González Valderrama
Reparto: Aura Garrido, Rodolfo Sancho, Nacho Fresneda, Cayetana Guillén Cuervo, Juan Gea, Francesca Piñón, Jaime Blanch, Hugo Silva, Susana Córdoba, Julián Villagrán
Información suplementaria
Otros datos:
Imdb: Ficha en Imdb
Notas:
  1. Fecha de primer estreno. No tiene por qué coincidir con el estreno en salas comerciales o emisión en abierto; puede ser en premieres, festivales u otras formas de distribución reducida o exclusiva.

Creadores, Javier Olivares, Pablo Olivares (2015)

El ministerio del tiempo es una serie española de ciencia ficción, una adaptación de Guardianes del tiempo (Poul Anderson, 1960).

Las premisas:

Las premisas de la serie son las mismas que las de la obra en que se inspira: con el fin de preservar la historia, una institución secreta (el ministerio del tiempo) la vigila y, en caso de ser detectada alguna alteración, envía a sus agentes al pasado para corregirla.

Los episodios son autoconclusivos y cada uno de ellos narra una misión de los agentes del ministerio. Sin embargo, a lo largo de la serie se aportan elementos que tejen una historia mayor: aparecen misteriosos agentes y organizaciones antagonistas, aparecen puertas al pasado desconocidas para el ministerio, se consuman traiciones o se profundiza en la historia personal de sus protagonistas.

La serie:

La serie aporta un sabor muy español al producto original de Anderson. Así, son comunes los chistes acerca de la improvisación como forma de planificación, tópicos (tanto regionales como nacionales), la tristemente extendida corrupción...

Estos chistes tratan de engarzarse con una cierta pretensión de épica en los episodios y en la trascendencia de mantener la historia inalterada. Sin embargo, la mezcla no acaba de funcionar: los chistes son simplones, los estereotipos demasiado manidos, la crítica (si la hay) es simpona, la épica se construye a partir de frases grandilocuentes que resultan en diálogos forzados y poco creíbles... La idea de mezclar viajes temporales con épica y humor ligero basado en tópicos recuerda en ocasiones a Doctor Who, una comparación dolorosa que sólo consigue constatar las enormes diferencias entre el saber hacer británico y el español.

El guión resulta inconsistente: una trama épica es asaltada por un chiste inoportuno que no resulta un anticlímax, sino que rompe la inmersión del espectador. Los diálogos son extremadamente forzados, se suceden frases que pretenden ser impactantes pero que, una tras otra, resultan en una conversación antinatural y carente de sentido. Estos diálogos, junto con el abuso de los estereotipos, dibuja unos personajes planos a los que se pretende dar profundidad con heridas en su pasado, truco que no funciona porque al espectador le cuesta empatizar con personajes tan artificiales.

Esta mala definición de los personajes y su imposible evolución lastra el trabajo de los actores, que resultan rígidos y tan poco naturales como los personajes que representan. Tampoco ayuda la forma en que declaman sus textos, que resulta excesivamente teatral.

A pesar de que el eje de la trama son los viajes temporales y la necesidad de evitar cambios en la historia, el tema de la paradojas temporales es apenas mencionado y mucho menos tratado con un mínimo de interés y, si bien es cierto que el tono de la serie no pretende para nada abordar estos asuntos, los aficionados al género pueden echar de menos alguna mención, aunque sea ocasional, al tema.

Un punto a destacar es el hecho de que la serie se limita a episodios de la historia de España, lo que le permite visitar a personajes como Lope de Vega, Cervantes, Franco u otros menos conocidos como el Empecinado o Argamasilla, así como acontecimientos como la guerra de independencia o la de Filipinas. De esta forma, la serie recorre acontecimientos pocas veces visitados en obras de ciencia ficción, si bien el resultado no es todo lo que cabría esperar.

Se trata, en definitiva, de una serie entretenida que falla en sus aspiraciones de llegar a más y que hubiera mejorado si se hubiera limitado a saber llevar un tono ligero.

Premios:

Obtenidos: