Gira, gira

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Gira, gira
Autor: Domingo Santos
Otros títulos: '
Datos de primera publicación(1):
Título original: Gira, gira
Revista o libro: Nueva Dimensión (Extra 2)
Editorial:
Fecha fecha desconocida de 1970
Publicación en español:
Publicaciones(2): Nueva Dimensión (Extra 2)
Historia y antología de la ciencia ficción española
(2014)
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos: No se le conocen
Otros datos:
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Domingo Santos (1970)

Se trata de un relato breve y sencillo. Parte de unas premisas muy simples para narrar con un estilo poco elaborado una historia humorística muy divertida.

El protagonista narra en primera persona su viaje a la capital, donde pretende realizar un sencillo trámite administrativo que no debería llevarle más de una mañana. Su gran error consiste en desoír las advertencias de sus amigos y hacer el viaje en coche, en vez de acercarse empleando el transporte público. Así, se ve inmerso en la vorágine del tráfico de una ciudad en la que escasean los aparcamientos (no hay aparcamientos públicos porque nadie en su sano juicio entraría a la ciudad en coche, ni es posible encontrar plazas junto a la acera porque quien tiene la fortuna de encontrar una no mueve el coche para que no se la quiten), las direcciones de las vías cambian con la hora y día de la semana, y un simple error puede llevarlo a uno a una vía rápida que lo aleje de su destino... todo ello mientras continuamente se las tiene que ver con unos agentes de tráfico que parecen aparecer de la nada.

El estilo es sencillo, conciso, sin florituras ni adorno alguno; los personajes son planos; los diálogos, breves y directos, se limitan a informar acerca de las particularidades del tráfico de la ciudad; la historia es previsible y no se desvía en ningún momento de lo que se vislumbra ya desde la primera página... Tan sólo las reflexiones del protagonista van mostrando una ligera evolución, una impaciencia y frustración crecientes a medida que los obstáculos se acumulan y una tarea sencilla empieza a verse irrealizable.

Pese a ello, el relato merece la pena ser leído. La sencillez de su estilo lo hace ameno y las situaciones que narra son divertidas, consiguiendo arrancar al lector no una carcajada, sino una sonrisa continua.

Lo más interesante del relato, sin embargo, es la reflexión implícita acerca del tráfico en las grandes ciudades. El relato demuestra que ya a principios de los años '70 éste se veía como una fuente de estrés y dificultades que reduce el nivel de vida de los ciudadanos, y pese a ello, se ha seguido vendiendo a la población la idea de que el transporte privado proporciona libertad. Los miles de horas que los conductores que pretenden entrar en las ciudades pierden en embotellamientos, los altos niveles de contaminación atmosférica y acústica que sus vehículos producen a los habitantes de la ciudad, las pérdidas que todo esto supone en horas de trabajo perdidas, en costes sanitarios, en años de esperanza de vida recortados... todo esto se omite al ciudadano a quien se convierte en consumidor de un objeto inútil en las ciudades pero a quien se hace creer que ha adquirido libertad. Resulta irónico que esta mentira publicitaria sea tan fácilmente desmontada por un relato menor de corte claramente humorístico.