La velocidad de la oscuridad

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
La velocidad de la oscuridad
Autor: Elizabeth Moon
Otros títulos: {{{Otros títulos}}}
Datos de primera publicación(1):
Título original: The Speed of Dark
Revista o libro: Libro independiente
Editorial: Se desconoce
Fecha noviembre 2002 de {{{Año}}}
Publicación en español:
Publicaciones(2): Libro independiente
Otros datos:
Saga: No pertenece a ninguna saga
Premios obtenidos: Premio Nebula
Otros datos: No hay otros datos
Fuente externa: Ficha en Isfdb
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Elizabeth Moon ({{{Año}}})

Elizabeth Moon (2002)

“La oscuridad debe ser más rápida que la luz, porque ya está allí cuando la luz llega”.

Lou Arrendale.

Cuando se lee la sinopsis del libro que ofrece la contraportada, el primer impulso que surge casi espontáneamente es relacionarlo con Flores para Algernon, de Daniel Keyes.

Lou Arrendale es un autista de altas capacidades, un asperger, puesto ante la difícil decisión de aceptar o rechazar la oportunidad de probar un tratamiento experimental para corregir su trastorno. En un primer momento, el paralelismo con Charlie Gordon parece evidente.

Lou tiene un trabajo que le permite ser independiente, coche y apartamento propios, está integrado en un entorno social con verdaderos amigos, incluso se puede decir que tiene un moderado éxito según nuestros propios cánones. Pero a pesar de todo ello, Lou es diferente y es consciente de su diferencia, verdadero punto en común entre ambas novelas.

Pero en cuanto se empieza a profundizar en la novela se deshecha tal idea. Los casos de Lou y de Charlie tienen poco que ver aparte de una discapacidad y una posible cura.

Lou debe enfrentarse a diario a un mundo "normal" que no termina de comprender. La cura puede moldear su cerebro para que por fin entienda, puede volverlo "normal", pero quizás a costa de perder parte de su propia personalidad. El autismo es parte de él, ciertas aficiones, actitudes y aptitudes que le definen como individuo pueden desaparecer junto con su trastorno, quizás incluso sus propios recuerdos. ¿Seguirá siendo él mismo si se somete al tratamiento?

Y es a este aspecto al que se refiere el título del libro. La oscuridad es una metáfora de muchas cosas en la obra. Entre otras, de lo desconocido, el cambio que perturba enormemente al protagonista; la luz es el conocimiento, siempre más lento, el esfuerzo que debe hacer por integrar y comprender la realidad.

Elizabeth Moon nos traslada sólo un poquito hacia el futuro, a un tiempo cercano en el que la neurocirugía, la terapia genética y la nanotecnología han dado un paso que ya está cercano y permiten el tratamiento y cura de numerosas enfermedades hoy casi intratables. Pero su intención primera no es mostrar los peligros éticos que el mal uso de tales posibilidades deben afrontar, cosa suficientemente abordada ya por otros medios de comunicación.

La novela habla de la normalidad y de la etiqueta de anormalidad que hemos colocado sobre quienes no se ajustan perfectamente a nuestras convenciones sociales. Habla del deseo de aceptación de estas personas y de su conflicto con su necesidad de autoaceptación y de afirmación como individuos.

En un ámbito mucho más concreto, habla de autismo y de asperger. Y en este sentido La velocidad de la oscuridad es una novela también muy recomendable. Elizabeth Moon ha conseguido que el lector pase paulatinamente de comprender al protagonista a identificarse con él. Es casi inevitable terminar pensando que una parte de nosotros es también autista e, incluso, que sería deseable parecernos un poco más a ellos.

Premios:

Obtenidos:

Finalista: