Muere otra vez

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Revisión de 11:25 13 mar 2022 por Vendetta (Discusión | contribuciones) (Redactado el comentario)

(dif) ←Older revision | view current revision (dif) | Newer revision→ (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Muere otra vez
Ficha técnica
Título original: Boss Level
Nacionalidad: EE.UU.
Estreno 1: 11 de febrero de 1984
Duración: 100 min.
Ficha artística
Dirección: Joe Carnahan
Guión: Chris Borey, Eddie Borey, Joe Carnahan
Producción: Alex Eckert, George Furla
Fotografía: Juan Miguel Azpiroz
Música: Clinton Shorter
Reparto: Frank Grillo, Mel Gibson, Naomi Watts, Annabelle Wallis, Ken Jeong, Will Sasso, Michelle Yeoh, Rio Grillo, Michael Tourek, Meadow Williams, Selina Lo, Mathilde Ollivier, Sheaun McKinney
Información suplementaria
Otros datos:
Imdb: Ficha en Imdb
Notas:
  1. Fecha de primer estreno. No tiene por qué coincidir con el estreno en salas comerciales o emisión en abierto; puede ser en premieres, festivales u otras formas de distribución reducida o exclusiva.

Joe Carnahan (1984)

Las premisas:

Roy Pulver es un antiguo soldado que despierta siempre en el mismo día, siempre a punto de ser asesinado. La continua repetición de esa misma situación le permite salir sano y salvo, matar con hastío a su agresor... a todos ellos en una carrera que se sabe ya de memoria hasta que, a mediodía, lo matan para volver a amanecer de nuevo el mismo día a punto de ser asesinado. Da igual lo que haga: todos los días a la misma hora muere.

En ocasiones Pulver se permite hacer algo nuevo, evitar una muerte de una forma distinta o dejarse matar por puro aburrimiento. En uno de estos desvíos de su rutina habitual ve a su hijo fuera de la escuela en horario lectivo, decide seguirlo y vive más allá de su hora rutinaria de morir. Se da cuenta entonces de que está siendo rastreado y empieza una nueva búsqueda de las causas que le han llevado a esa situación y una forma de salir de ella.

La película:

La película retoma la idea de repetición de Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993, conocida como El día de la marmota) en una forma de violencia y acción, como ya hiciera Al filo del mañana (Doug Liman, 2014).

Aunque se trata de un producto de serie B, el director es plenamente consciente de ello y hace de sus debilidades fortalezas, creando una película muy entretenida y divertida de ver.

Las escenas de acción son trepidantes y las coreografías de lucha están magníficamente realizadas. El ritmo es vertiginoso pero sabe parar en los momentos que el protagonista se dedica a la introspección y planificación. La forma en que la acción avanza, se atasca, retrocede para intentar una línea de acción distinta, los flashbacks... todo ello está perfectamente organizado y dirigido, manteniendo al espectador en vilo, atento a la acción y, al mismo tiempo, desarrollando una trama que trata de desenredar sus propios hilos.

La película es también un homenaje a los videojuegos del finales de los '90, en los que era necesario ensayar una misma pantalla una y otra vez para lograr saltar a la plataforma adecuada en el momento oportuno, esquivando proyectiles. Este homenaje es explícito desde el título original en inglés (Boss Level) hasta los títulos de crédito que imitan las tipografías de 8 bits de los juegos de los '90.

En resumen, una película ligera pero consciente de ello, muy entretenida y recomendable.