Diferencia entre revisiones de «The Universal (Blur)»

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Línea 9: Línea 9:
 
'''Jonathan Glazer (1995)'''
 
'''Jonathan Glazer (1995)'''
  
Un video absolutamente excelente, tanto por la música como por las imágenes. Si bien, claro, todo es opinable, hay que admitir que la estética re-creada por Jonathan Glazer para ilustrar esta visión del futuro se funde maravillosamente con la instrumentación de trompetas.
+
Un [[Música y ciencia ficción|video]] excelente, tanto por la música como por las imágenes. Si bien, claro, todo es opinable, hay que admitir que la estética re-creada por Jonathan Glazer para ilustrar esta visión del futuro se funde maravillosamente con la instrumentación de trompetas.
  
 
La pureza y limpieza de los escenarios hace que este homenaje a ''[[La naranja mecánica (Película)|La naranja mecánica]]'' de Kubrick sea casi más auténtica que el original, con Damon Albarn en el papel de Alex emitiendo elegancia y sadismo a partes iguales.
 
La pureza y limpieza de los escenarios hace que este homenaje a ''[[La naranja mecánica (Película)|La naranja mecánica]]'' de Kubrick sea casi más auténtica que el original, con Damon Albarn en el papel de Alex emitiendo elegancia y sadismo a partes iguales.

Revisión de 17:04 4 feb 2008

The Universal (Blur)
Director del vídeoclip: Jonathan Glazer
Autor de la canción: Blur
Álbum: The Great Escape
Primera emisión: noviembre 1995
Vídeoclip: [{{{URL-Video}}} Videoclip] en [{{{URL-Fuente}}} {{{Fuente}}}]
Otros datos: Productora: Bandits

Jonathan Glazer (1995)

Un video excelente, tanto por la música como por las imágenes. Si bien, claro, todo es opinable, hay que admitir que la estética re-creada por Jonathan Glazer para ilustrar esta visión del futuro se funde maravillosamente con la instrumentación de trompetas.

La pureza y limpieza de los escenarios hace que este homenaje a La naranja mecánica de Kubrick sea casi más auténtica que el original, con Damon Albarn en el papel de Alex emitiendo elegancia y sadismo a partes iguales.

Hay muchas escenas grandiosas que establecen una ácida crítica a la sociedad de consumo y a la superficialidad de nuestros tiempos, con diversos grupos de personajes en un bar blanco inmaculado entregándose a diversiones cada vez más exageradas y sin freno mientras que el grupo observa con mirada crítica y lobuna.

Sin duda, Anthony Burgess estaría satisfecho de ver así plasmado el espíritu de su libro.