Corazón de perro

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Corazón de perro
Autor: Mijaíl Bulgákov
Otros títulos:  
Datos de primera publicación(1):
Título original: Собачье сердце
Revista o libro: Heart of a Dog (1968)
Editorial: Harcourt Brace (Inglaterra, 1968)
Labor (España, 1974)
Fecha de 1925
Publicación en español:
Publicaciones(2): Corazón de perro (Labor, 1974)
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos:
Otros datos:
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Mijaíl Bulgákov (1925)

Corazón de perro es una novela corta satírica escrita en 1925 pero que, debido a la censura, no sería publicada en la URSS hasta 1987. En ella, Mijaíl Bulgákov parece pretender hacer una crítica a la revolución comunista y en especial a la visión idealizada que la propaganda hacía del "Nuevo hombre soviético".

A pesar de que el manuscrito original fue secuestrado por la policía secreta (OGPU) en mayo de 1926, Bulgákov ya había dado a conocer la obra en los círculos literarios y había empezado a ganarse una sólida reputación como escritor. Años después, con Bulgákov ya relegado al ostracismo tras una efímera celebridad, la OGPU le devuelve sus manuscritos y él decide destruirlos. Sin embargo, las copias realizadas por la OGPU sobreviven y verán la luz décadas después, durante la apertura realizada por la Perestroika.

Las premisas:

Un perro callejero y moribundo, de nombre Shárik (“bolita”), es rescatado de la calle por un portentoso cirujano, Filip Filipovich Preobrazhensk. Preobrazhensk se dedica a hacer operaciones rejuvenecedoras a la alta sociedad rusa, con notable éxito, y por su valía está siendo respetado por los dirigentes revolucionarios, ya que generales y políticos quieren beneficiarse también de estos tratamientos revitalizantes.

Inicialmente Shárik se congratula de la buena fortuna que ha tenido, pero pronto descubrimos que el cirujano en realidad lo ha rescatado para hacer un experimento quirúrgico en él: pretende transplantarle la hipófisis y las glándulas sexuales de un humano para comprobar los efectos que esto puede tener en la longevidad.

Sin embargo, aunque la operación resulta exitosa, los resultados no son los esperados y, en poco tiempo, el perro Shárik va adquiriendo caracteres humanos e, incluso, la personalidad del donante.

La novela:

Aunque pudiera parecer una obra menor de este autor casi mítico, fundamentalmente admirado por El Maestro y Margarita, Corazón de perro resulta una obra ágil y profunda, capaz de reunir muy diversas cualidades en poco espacio.

En efecto, su lectura es amena y fluida, al mismo tiempo que inusitadamente original. Para empezar, los capítulos iniciales están descritos desde la perspectiva del propio Shárik, el perro y, aunque no son enteramente realistas, sí transmiten a través del estilo y de la expresión la mentalidad de un ser sencillo pero inteligente.

Luego, a mitad del capítulo IV, la voz narrativa pasa a ser exterior, objetiva. Este cambio se produce en el momento de la operación de cirugía cerebral, durante la que Shárik está forzosamente dormido. Bulgákov, médico de formación, describe con premura y meticulosidad la operación, mostrando un realismo que refuerza muy positivamente el pacto de ficción. A partir de este momento, el entrañable Shárik dejará de ser el protagonista. Comienza una segunda parte de la novela, dedicada a la sátira política, representada en el conflicto creciente entre el cirujano y su criatura. Vemos la evolución de un Shárik que se está volviendo insolente al tiempo que no deja de ser un cobarde, que pretende adherirse a la revolución para obtener beneficio pero que se mantiene infantilmente dependiente, incapaz de dominar sus impulsos pero también muy susceptible de ser manipulado. Y en el otro extremo de esta dualidad, el profesor, que había actuado un tanto irreflexiblamente, aparcando consideraciones éticas en pos de un mayor conocimiento científico, experimenta también ciertos cambios, más sutiles: Shárik es su responsabilidad y el nuevo ser que ha surgido, aparentemente tan humano, plantea cuestiones que no son fáciles de resolver.

Conclusión.

En definitiva, una obra de gran interés desde diversas perspectivas: Primero, por su relevancia histórica, al hablarnos de una época oscura durante el nacimiento de la URSS, de las persecuciones a los intelectuales y por ofrecernos una voz discordante con la propaganda oficial.

En segundo lugar, por su inusitadamente moderno enfoque de un género que apenas estaba despuntando, el de la ciencia ficción. No en vano, al extraer las premisas de la obra, estas recuerdan enormemente a Frankenstein (Mary W. Shelley, 1818) o a El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde (Robert Louis Stevenson, 1886). Un científico poco ético, un experimento con consecuencias imprevistas, reflexiones sobre lo que nos hace humanos... Pero, como hemos dicho, Bulgákov hace una aportación crucial al pacto de ficción que Shelley o Stevenson no pudieron realizar y que sería la marca que definiría a un conjunto notable de obras dentro del género, el tratamiento hard, de ciencia ficción dura, de aquellos aspectos susceptibles de ser abordados así.

Por último, y sin duda, la perspectiva más relevante, la obra resulta autónoma, meritoria en sí misma al margen de ninguna otra consideración (sea desde la perspectiva histórica o de la del género). Está bien narrada, es original, dinámica. Aunque se trata de una sátira, la carga burlesca no sobrepasa los límites del pacto de ficción, lo que mueve a la reflexión sin que el lector tenga que superar la tentación de desestimarlo por ser un divertimento. Se nos presenta interesantes personajes, con características bien definidas, y conflictos realistas que son conducidos hasta un final adecuado.

Una obra excelente.