La arquitectura de los moteles

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
La arquitectura de los moteles
Autor: J.G. Ballard
Otros títulos: '
Datos de primera publicación(1):
Título original: Motel Architecture
Revista o libro: Bananas (revista)
Editorial: Emma Tennant
Fecha de 1978
Publicación en español:
Publicaciones(2): Mitos del futuro próximo
Cuentos completos
Otros datos:
Saga:  
Premios obtenidos:
Otros datos: Ficha en ISFDB
Fuente externa: Ficha en Tercera Fundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

J.G. Ballard (1978)

La arquitectura de los moteles es un relato de ciencia ficción publicado por primera vez en la revista literaria Bananas, afín a New Worlds.

Sinopsis:

Pangborn vive aislado del mundo en una habitación tipo solarium con la única visita de una mujer que viene una vez por semana a hacer el mantenimiento y limpieza, repone la comida en la cocina y se asegura de que todo funcione. Como muchos otros, Pangborn se ha apartado del mundo, rehuye el contacto humano y vive únicamente a través de la realidad que le ofrecen sus pantallas de televisión, obsesionado con la escena de la ducha de la película Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960).

Sin embargo, desde la aparición de una nueva técnica de mantenimiento, incómodamente extrovertida, Pangborn ha empezado a percibir al presencia de un intruso en el solarium.

El relato:

Ballard aborda aquí una patología de nuestra sociedad que, curiosamente, no resulta exagerada según su habitual enfoque. El personaje de Pangborn es extraordinariamente coherente con el fenómeno social del hikikomori, un tipo de fobia social que se vincula (o se ve favorecida) por la proliferación tecnológica.

Ballard apunta hacia la televisión (hoy sería internet) como herramienta sustitutiva de la verdadera interacción social, y los peligros que encierra de llegar a considerar el mundo virtual como más real que el mundo físico.


La obsesión, por otra parte, del protagonista con la película de Hitchcock aporta el tema que desarrolla la trama. El título del relato se refiere, evidentemente, al motel Bates de la misma, como metáfora del espacio psicológico (ese espacio interno que caracteriza a Ballard) de la mente del protagonista. Esto, como es de lamentar muchas veces en este autor, pone al lector sobre la pista de lo que sucede y va a suceder.

Como es habitual en Ballard, es más interesante el escenario propuesto y sus implicaciones que la historia que cuenta.