Los creadores de Dios

De Alt64-wiki, la enciclopedia libre.
Saltar a: navegación, buscar
Advertencia-64.png

¡Atención, spoilers!

Aquí se desvelan detalles de la trama y el argumento


Los creadores de Dios
Autor: Frank Herbert
Otros títulos:  
Datos de primera publicación(1):
Título original: The Godmakers
Revista o libro: The Godmakers
Editorial: Putnam
Fecha Mayo de 1972
Publicación en español:
Publicaciones(2): Los creadores de Dios
Otros datos:
Saga:
Premios obtenidos:
Otros datos:
Fuente externa: Ficha en TerceraFundación
Notas:

  1. De la presente variante. Puede haber variantes anteriores. Consultar la fuente externa para ampliar información.
  2. Publicaciones en español las que la presente variante ha aparecido. Puede haber otras publicaciones de esta misma u otras variantes. Consultar la fuente externa para ampliar información.

Frank Herbert (1972)

Las premisas:

La historia tiene lugar en un futuro en el que, tras una guerra entre sistemas planetarios, éstos perdieron el contacto entre sí.

El protagonista es Lewis Orne, que comienza siendo un joven miembro del cuerpo de Reencuentro y Reeducación (R&R). Su labor es localizar sistemas planetarios con los cuales se haya perdido contacto e investigar su sociedad en previsión de que fuera potencialmente beligerante y, en tal caso, de comunicarlo para que dicha sociedad sea reeducada para evitar futuras guerras.

En una misión Orne es gravemente herido. Se cura de forma casi milagrosa adquiriendo poderes psíquicos, por lo que es llamado al planeta Amel donde, en principio, deberá aprender a usar sus nuevos poderes. Sin embargo, su verdadera misión es investigar a dicho planeta de forma encubierta. Lo que Orne desconoce es que ha sido llamado a Amel para ser convertido en dios.

La novela:

La novela es irregular, dividida en dos parte frágilmente ligadas.

La primera parte, que narra los inicios de Orne en R&R para ascender a agente de campo es entretenida. Se enfrenta a varios escenarios distintos en los que su perspicacia e inteligencia le permitirán identificar potenciales conspiraciones, que salvará gracias a su habilidad diplomática y un cínico conocimiento de la naturaleza humana que le hacen preferir lo eficaz a lo correcto. En la segunda parte Herbert se adentra en un terreno menos sólido, más basado en la psicología del personaje y en la que intenta plantear algunas reflexiones acerca de la religión.

La primera parte, si bien es entretenida y fácil de leer, no es más que una serie de aventuras ligeras que no plantean ninguna especulación seria. La segunda, más reflexiva, sin llegar a ser aburrida en ningún momento, carece del gancho de la primera, planteando situaciones que se suceden sin que sea fácil ver a dónde quiere llegar el autor.

El principal problema de la novela no es tanto la mala ejecución de ninguna de sus dos partes, sino la forma en que éstas se ligan. El cambio de registro es demasiado acusado, poco de lo planteado en la primera parte es importante en la segunda y, a su vez, la segunda parte no resuelve nada de lo planteado en la primera.